7 minuto leído

Estigma en salud mental

 

El estigma de la salud mental se refiere a las actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con problemas de salud mental. Puede impedir que la gente busque tratamiento para la enfermedad mental y puede afectar negativamente a las personas en su vida social, laboral y personal. Es vital reducir el estigma de la salud mental, hacer accesibles los tratamientos de salud mental y proporcionar servicios esenciales de apoyo a la salud mental para el público.

 

Estigma de la salud mental

el estigma de la salud mental explicadoEl término estigma se refiere generalmente a actitudes negativas hacia algo o alguien. En el caso de las enfermedades mentales, el estigma suele consistir en desacreditar, ignorar o reducir a un estereotipo a una persona con problemas de salud mental.

Históricamente, a las personas con enfermedades mentales y problemas de salud mental se les ha llamado con términos dañinos como "psicótico", "perturbado", "loco" o "demente". La discriminación puede producirse comúnmente debido al estigma de la enfermedad mental, que puede tener efectos muy perjudiciales. El estigma de la salud mental es un obstáculo para el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades mentales.

 

¿Por qué existe el estigma de la salud mental?

La estigmatización suele deberse a la falta de educación o comprensión. La gente se apresura a juzgar y a etiquetar los estereotipos como hechos, razón por la cual los problemas de salud mental son a menudo desestimados o ignorados. Aunque ha habido algunas mejoras en la educación sobre salud mental, el estigma de la salud mental sigue existiendo hoy en día.

Según un estudio, recientemente se han producido cambios significativos en el estigma público hacia las enfermedades mentales. El estigma público hacia la depresión mayor ha disminuido en los últimos veintidós años. Sin embargo, el estigma público hacia otras enfermedades mentales, como la esquizofrenia o la dependencia del alcohol, no ha cambiado. Curiosamente, también ha aumentado la aceptación pública de las causas biomédicas de las enfermedades mentales. Con el tiempo, la gente era más propensa a aceptar que una cuestión genética o bioquímica puede causar enfermedades mentales.

 

Ejemplos de estigma en salud mental

Existen muchos tipos de estigmas relacionados con la salud mental. Algunas categorías de estigma incluyen el estigma público, el institucional y el autoestigma, aunque ésta no es una lista completa. La discriminación, los estereotipos y los prejuicios también son palabras que se asocian a menudo con el estigma, ya que gran parte del estigma tiene sus raíces en estos conceptos.

Un ejemplo dentro de la idea de estereotipos y prejuicios sería el estereotipo de que los enfermos mentales son peligrosos, incompetentes, culpables de su trastorno e impredecibles. Este ejemplo entraría dentro del estigma público, una creencia más general. En este caso, factores externos como las representaciones de personas con enfermedades mentales en los medios de comunicación pueden influir en esta creencia.

El estigma institucional implica políticas y acciones de grandes instituciones que, de forma intencionada o no, afectan negativamente a las personas con enfermedades mentales.

El autoestigma se produce cuando las personas con una enfermedad mental tienen pensamientos y actitudes negativas hacia sí mismas debido a su enfermedad mental. Un ejemplo de autoestigma sería que las personas con enfermedades mentales sintieran que no son capaces o que tienen la culpa de su enfermedad mental.

 

Influencias raciales y étnicas en el estigma de la salud mental

El estigma que rodea a las enfermedades mentales graves puede ser un problema importante, especialmente en determinadas comunidades raciales y étnicas. Por lo tanto, las personas de estas culturas pueden experimentar una barrera más significativa a la hora de buscar servicios de salud mental. Un ejemplo sería el de ciertas culturas asiáticas, en las que buscar ayuda profesional para personas con enfermedades mentales está mal visto. Esto va en contra de ciertos valores culturales como los fuertes lazos familiares, la contención emocional y evitar la vergüenza.

Además, entre otros grupos de la comunidad afroamericana, existe una desconfianza general hacia el sistema de salud mental, lo que puede impedir que la gente busque un tratamiento formal de salud mental.

 

Efectos negativos del estigma de la salud mental

efectos negativos del estigma en salud mental

El estigma de la enfermedad mental impide, por término medio, que el cuarenta por ciento de las personas con ansiedad o depresión busquen ayuda médica, según las estadísticas de salud mental. Puede afectar gravemente al bienestar de las personas, cambiar la forma en que se ven a sí mismas y todo el concepto que tienen de sí mismas y conducir a la autoestigmatización de sus trastornos mentales.

El estigma de la enfermedad mental puede afectar a las personas con enfermedad mental durante todas las etapas de su viaje de salud mental, ya sea mientras reciben tratamiento de salud mental, comienzan su curación o se recuperan.

 

Dudas a la hora de buscar ayuda

Junto con la dificultad de acceso a la ayuda para la salud mental y el miedo a los resultados adversos, las creencias negativas estigmatizantes se encuentran entre las barreras más significativas a la hora de buscar ayuda para las dificultades emocionales o de salud mental. A nivel institucional, la legislación, la financiación y la disponibilidad de servicios para la salud mental pueden ser barreras significativas para los enfermos mentales. A nivel comunitario, las actitudes y comportamientos del público en general hacia las enfermedades mentales son barreras significativas.

Las investigaciones en curso sugieren que quienes viven en países con mayores tasas de búsqueda de ayuda, utilización de tratamientos, mejor acceso a la información sobre la gestión de la salud mental y menos actitudes estigmatizadoras tienden a tener menores tasas de autoestigma y discriminación percibida. Aunque a escala mundial, las actitudes estigmatizadoras siguen existiendo. Concretamente, se ha demostrado que las creencias reticentes sobre la eficacia del tratamiento y los servicios de salud mental al inicio del mismo influyen en el comportamiento de tratamiento de la salud mental.

 

El estigma de la salud mental en la sociedad

Estigma de la salud mental y sociedadEl estigma de la salud mental es un importante problema de salud pública. Debido al reciente reconocimiento del estigma de la salud mental, muchos países, como Canadá, Nueva Zelanda, Dinamarca y el Reino Unido, han desarrollado programas de salud pública para abordar las condiciones de salud mental.

En el Reino Unido, los programas contra el estigma se dirigen a diversos grupos y operan a varios niveles para apoyar la salud mental de las personas. Incluyen campañas nacionales de marketing social y pequeños grupos comunitarios. Aunque estos programas están en marcha, aún no se dispone de datos sobre su eficacia.

 

Estigma de la salud mental en el entorno profesional

El trabajo puede ser positivo para la salud mental; puede proporcionar un medio de vida, una sensación de confianza, una oportunidad para entablar relaciones positivas y otros muchos beneficios. Sin embargo, los entornos laborales deficientes, como la discriminación y la desigualdad, las cargas de trabajo excesivas, el escaso control del trabajo y la inseguridad, pueden provocar problemas de salud mental.

Hay un gran porcentaje de adultos en edad laboral que declaran padecer un trastorno mental. Dada esta estadística, está claro que hay que fomentar entornos laborales que apoyen la salud mental y las afecciones mentales. Existen acciones prácticas que pueden prevenir los riesgos para la salud mental, proteger y promover la salud, y apoyar a los trabajadores con estas afecciones.

Algunas de las estrategias recomendadas son la formación de los directivos en estrategias de salud mental, la formación de los trabajadores en salud mental y la puesta en marcha de intervenciones y oportunidades para las personas con problemas de salud mental.

Es un tema importante que hay que debatir; una encuesta nacional de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) reveló que el estigma de la salud mental era un reto importante en el lugar de trabajo. A la mitad de los trabajadores les preocupaba hablar de las condiciones y problemas de salud mental en sus puestos de trabajo, y a más de un tercio les preocupaba ser rechazados o despedidos si buscaban atención sanitaria para sus problemas de salud mental. Aunque existe una brecha generacional, los millennials eran más propensos a hablar de sus problemas de salud mental que los baby boomers.

 

Estigma de la salud mental en entornos sociales

Como el estigma es un fenómeno social, este estigma puede producirse normalmente en entornos sociales. Ya sea entre compañeros, amigos o familiares, una persona estigmatizada puede sentir que se la trata de forma diferente y que se la excluye de muchas cosas en la sociedad debido a su salud mental. Es lo que se denomina estigma social.

Las personas con enfermedades mentales graves pueden identificarse y etiquetarse con su enfermedad, lo que las hace vulnerables a los prejuicios y a la discriminación por motivos de salud mental. Esto puede conducir a una baja autoestima y autoestigma, vacilación hacia el tratamiento de la salud mental, retraso en la búsqueda de tratamiento y retraimiento de la sociedad en general. Por lo tanto, está claro que el estigma dentro del estigma social puede empeorar los problemas de salud mental ya existentes y restar importancia a las condiciones de salud mental.

 

Reducir el estigma de la salud mental

reducir el estigma de la salud mentalHay muchos cambios que pueden ayudar a reducir el estigma de la salud mental. El primero es la educación; conocer los hechos y las investigaciones sobre las enfermedades mentales y la salud mental puede ayudar a las personas a empatizar con quienes las padecen. También es esencial tomar conciencia de las actitudes y el comportamiento, sobre todo para captar los juicios de valor y las creencias estereotipadas previas sobre la salud mental.

Junto con esto está el lenguaje, elegir las palabras con cuidado y ser intencional con lo que se comunica a las personas con problemas de salud mental. Educar a los demás y compartir conocimientos también puede ser muy eficaz, sobre todo para combatir mitos y estereotipos negativos sobre la salud mental. Apoyar a las personas con problemas de salud mental y centrarse en lo positivo puede contribuir a reducir la estigmatización, ya que puede ayudar a las personas con trastornos mentales a recuperar el concepto que tienen de sí mismas. Por último, es esencial fomentar la igualdad y la inclusión, ya que la discriminación contra las personas con problemas de salud mental es frecuente.

 

Comunidades más fuertes para la salud mental

Una de las formas más eficaces de ayudar a sanar a quienes luchan contra una enfermedad mental es utilizar los recursos y obtener apoyo para su salud mental. Construir comunidades más fuertes significa crear un grupo de apoyo con personas de confianza. Estas comunidades pueden estar formadas por un círculo cercano de familiares y amigos o incluso ampliarse a profesionales de la salud mental, centros de salud de la comunidad local y centros de salud mental de la comunidad local.

Existen alrededor de siete tipos de apoyo social: apoyo emocional, apoyo informativo, apoyo tangible, apoyo afirmativo y apoyo de pertenencia. Empezar en un área puede abrir oportunidades para explorar otras y crear una atmósfera más positiva.

 

Educación sobre el estigma de la salud mental

La educación es fundamental para reducir el estigma, ya que permite a las personas adquirir perspectiva y comprensión. Como ya se ha mencionado, algunos países han adoptado enfoques a escala nacional para luchar contra el estigma de la salud mental y sensibilizar a la población sobre este problema.

Algunas escuelas han tomado medidas para reducir el estigma de la salud mental. Por ejemplo, las escuelas están empezando a incorporar prácticas contra el estigma de forma culturalmente integradora, y cada vez es más prioritario que las escuelas se ocupen de los problemas de salud mental.

Las campañas de sensibilización de la comunidad, los programas de aprendizaje basados en planes de estudios y los entornos seguros y de apoyo son cada vez más comunes. Aunque las escuelas y otras instituciones están tomando medidas para concienciar sobre la salud mental y reducir la estigmatización de las enfermedades mentales, aún queda mucho por hacer.

 

Recursos

Psychiatry.org - Estigma, prejuicios y discriminación contra las personas con enfermedad mental

El estigma de la enfermedad mental: cómo afrontarlo y reducirlo | healthdirect

Abordar el estigma | CAMH

Salud mental en el trabajo

RESEARCH WEEKLY: Cambios en el estigma hacia las enfermedades mentales graves en los últimos 20 años - Treatment Advocacy Center

Estigma de la enfermedad mental, búsqueda de ayuda y programas de salud pública - PMC

Comprender los distintos tipos de apoyo social | Home Base

Reducir el estigma de la salud mental en las escuelas

 
Meditación para la depresión

Meditación para la depresión

La depresión es un trastorno mental común que afecta aproximadamente a 280 millones de personas en todo el mundo. Sufrir depresión causa muchas...

Continue Reading
Chakra púrpura

Chakra púrpura

El chakra púrpura, también llamado séptimo chakra o chakra coronario, está situado en la parte superior de la cabeza y representa el nivel más alto...

Continue Reading
Índigo Chakra

Índigo Chakra

El chakra índigo, también conocido como tercer ojo o sexto chakra, situado en el centro de la frente, es responsable de nuestra visión interior,...

Continue Reading